Ciencia y Tecnología: Consiguen regenerar las terminaciones nerviosas de la médula ósea tras una lesión

Investigadores de los Centros Johns Hopkins y la Universidad de Michigan (Estados Unidos) han desarrollado en pruebas con ratas un tratamiento que ayuda a los nervios de la médula espinal a crecer de nuevo tras una lesión. Los resultados del estudio, que se publican en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), podrían ser útiles en el tratamiento de pacientes que se enfrentan a la posible amputación de un miembro tras sufrir un traumatismo que daña de gravedad los nervios de la médula espinal.

Los investigadores trataron lesiones nerviosas experimentales en ratas con una enzima llamada sialidasa que aislaron de una bacteria. Cuatro semanas más tarde, los nervios de las ratas tratadas con esta enzima dieron lugar a más del doble de nuevas fibras nerviosas en comparación con los animales no tratados.

Estos modelos animales imitan las lesiones humanas que pueden producirse durante el parto o en accidentes de motos cuando un miembro es golpeado violentamente y se producen lesiones en los nervios de la médula espinal que provocan que la extremidad pierda la sensibilidad o el tono muscular. Sin el tono muscular el cuerpo no puede mantener el peso del miembro y se pueden desarrollar muchos problemas de salud.

Varias moléculas de la médula espinal detienen el crecimiento de las fibras nerviosas, los autores del estudio se refieren a ellas como inhibidores de la regeneración del axón o terminación nerviosa. "Los tratamientos que eliminen estas moléculas podrían permitir a las terminaciones nerviosas recuperar su capacidad natural para regenerarse como sucede en las extremidades y mejorar la recuperación", señala Ronald Schnaar, uno de los autores del estudio.

Los investigadores lesionaron en ratas anestesiadas nervios que se suelen extender de la médula espinal hasta el hombro para luego trasplantar un nervio de la pata trasera del mismo animal a la médula espinal para reconectar las terminaciones nerviosas lesionadas.

Para hacer que crecieran nuevas fibras nerviosas de las terminaciones lesionadas y conectar con el nervio trasplantado drenaron el área con una de las tres enzimas que destruyen los inhibidores de la regeneración de las terminaciones nerviosas. Cuatro semanas después del trasplante y el tratamiento con la enzima, los investigadores inyectaron colorantes en los nervios para si habían crecido nuevos nervios y cuántos a partir de las células lesionadas de la médula espinal hacia el nervio trasplantado.

Las ratas tratadas con una de las tres enzimas, la sialidasa, mostraron el doble de nuevas fibras nerviosas que las tratadas con suero salino, en las que no se esperaba ningún crecimiento nervioso. Además, los investigadores observaron que las nuevas fibras estaban formadas de células nuevas que residían en la médula ósea.